Refuerza tu negocio con la traducción jurídica

Dicas sobre tradução jurídica

Comprueba cómo ese servicio es esencial para tu empresa

Cuando uno piensa en las necesidades del propio negocio, es común acordarse de una serie de temas, como la gestión financiera responsable, la selección juiciosa del personal y la adopción de nuevas tecnologías.

La traducción jurídica no siempre se le ocurre a uno, pero debería suceder.

Hoy día, pensar solamente en el escenario regional, provincial o nacional ya no es suficiente para quienes desean crecer. En un mundo tan globalizado, restringir geográficamente las actividades de una empresa no es la decisión ideal.

La publicación Harvard Business Review hizo una encuesta de la profundidad de la conectividad global – entre el 2001 y el 2017 – y llegó a la conclusión de que está en cerca de un 270% en cuanto al flujo de informaciones, el puesto más alto de la serie histórica, una vez que recorren todo el mundo en altísima velocidad.

La conectividad en términos de capital, personas y negocios está en cerca de un 125%, lo que significa que la globalización ya no debe considerarse como una tendencia, sino como una realidad.

En ese concepto, las traducciones jurídicas son esenciales y pueden contribuir al desarrollo constante de la propia empresa. Comprendamos mejor cómo eso debe suceder y cómo tu empresa puede beneficiarse.

¿Qué es una traducción jurídica?

Antes que nada, es importante definir en qué consiste ese tipo de traducción para que el tema no suscite más dudas.

Se llama traducción jurídica cualquier servicio de traducción que se realice con contenidos de naturaleza jurídica, como demandas, poderes, autos judiciales, partidas, contratos, entre otros.

Es como si las traducciones jurídicas fueran una subcategoría de las traducciones, así como se pueden clasificar las traducciones médicas y judiciales, por ejemplo, aunque las segundas no sean un término necesariamente técnico.

La traducción de documentos oficiales, es decir, de los documentos que poseen validez legal, exigen un modus operandi diferente del que corresponde a los demás contenidos, justamente porque se vale de un lenguaje con muchos términos técnicos y rebuscados que no siempre son conocidos por todos.

Entre tantos términos posibles, se pueden resaltar algunos, como sentencia colegiada, asiento, circunscripción, dolo, sumario, demandado, medida preliminar, medida cautelar, carga de la prueba, peculado, pagaré, precedente y efecto suspensivo, que forman parte de la rutina de los profesionales de Derecho.

Se considera la traducción jurídica uno de los tipos de traducción técnica, ya que exige que el profesional responsable de su ejecución no sólo domine los idiomas implicados, sino también el vocabulario específico y la rutina de los profesionales del área en cuestión.

Por eso, es común que las traducciones jurídicas sean realizadas por traductores que también actúan como se desempeñan como abogados y otros tipos de profesionales que tengan los fundamentos técnicos y la experiencia necesaria para manejar el tema de una forma natural.

Además, la traducción jurídica es considerada, en la mayoría de las veces, una traducción jurada (también conocida como traducción pública), que es el servicio realizado con documentos que poseen valor legal y necesitan mantener esa misma validez en otros países.

Para ello, hay que contar con un traductor público e intérprete comercial (TPIC), un profesional que debe haber aprobado un concurso de oposición y debe haberse registrado debidamente en el registro mercantil de su estado y que, por lo tanto, cuenta con fe pública, de modo que puede otorgarles validez legal a los documentos sin que sean necesarios otros trámites.

¿Cómo la traducción jurídica puede ayudar tu negocio?

Tradução jurídica benefícios

En el proceso de globalización de la empresa, que, a su vez, tiende a afectar directa y positivamente sus resultados financieros y, consecuentemente, su éxito en el mercado.

Piensa, por ejemplo, en la posibilidad de ofrecer tus productos y servicios en otro país, a través del sistema de franquicia, de la incorporación de otra empresa menor o cualquier otra posibilidad disponible.

Para ello, es necesario que los trámites legales y burocráticos del país en cuestión sean todos cumplidos, una vez que será ése el entorno en que la empresa empezará a funcionar.

Pero como se trata de una negociación entre dos o más países, los documentos también deberán estar disponibles en, por lo menos, dos idiomas.

No sólo es necesario tener una traducción del documento que los participantes en la negociación puedan comprender. También hay que pensar en el cumplimiento de las exigencias legales de todos los países, lo que debe hacerse de forma totalmente asertiva.

Para garantizar que la situación ocurra de la mejor forma posible, la traducción jurídica se convierte en una prioridad, aún más cuando se piensa en el peso que poseen los documentos legales y las graves consecuencias que cualquier error podría provocar.

A partir del momento que se cuenta con un traductor especializado en contenidos jurídicos, los contratos, los poderes y todos los demás documentos incluidos serán debidamente traducidos a otro idioma y, así, podrán utilizarse a los efectos oportunos.

Aun así, es importante resaltar la importancia de contar con un buen asesoramiento jurídico, ya que las leyes entre los países son distintas y, por lo tanto, es necesario manejar temas específicos según cada territorio.

La traducción jurídica: una necesidad para la globalización

No es fácil enfrentarse a la competencia y quienes no se empeñan en la preparación para la superación de los límites geográficos pueden tener un reto aún más grande, que puede interrumpir el crecimiento de la empresa y, a medio y largo plazo, aun culminar en su cierre.

Es interesante resaltar que varias empresas todavía no han empezado a prepararse para tal movimiento, lo que significa que las que empiecen antes se aventajarán a la competencia.

Aunque tu empresa no tenga planes de internacionalizarse a corto plazo, estar preparado para eso es muy importante para que el proceso ocurra con naturalidad – y contar con profesionales especializados en la traducción jurídica es fundamental.

Tal selección debe hacerse con cautela, una vez que el profesional debe dominar los idiomas de origen y destino y, además, los asuntos jurídicos para que trate correctamente los términos que encuentre.

Siempre que necesites servicios de traducción jurídica, cuenta con una empresa de traducción especializada y experimentada que pueda atenderte a satisfacción y, así, aporte al crecimiento de tu empresa.

Solicite sua Tradução

Postagens Relacionadas