La traducción es un arte: ¿qué tan importantes son las normas de calidad?

Comprende qué normas rigen el mercado mundial de la traducción y cuáles son las ventajas de adoptarlas en tu negocio

Como en varias otras áreas, el mercado de la traducción también es regido por normas y reglas que tratan de garantizar la calidad de los servicios prestados.

En ese sentido, elegir una empresa que se preocupe por esas cuestiones y siga todos los protocolos establecidos es fundamental para que la traducción de tus documentos y contenidos se lleve a cabo de la mejor forma posible.

Pero ¿cuáles son esas reglas y cómo el consumidor puede verificar si la empresa elegida cumple los requisitos en cuestión? Se contesta esa pregunta a continuación:

Normas de calidad para traductores

Probablemente conoces o ya has oído de las normas de calidad ISO, que fueron creadas con el objetivo de estandarizar la ejecución de productos y servicios en cualquier parte del mundo.

Así, cuando alguien encuentra el certificado ISO, ya sabe que el artículo en cuestión ha sido, de alguna forma, “acreditado” por la entidad y que cumple requisitos específicos que garantizan su calidad.

El sector de traducción es básicamente regido por dos de esas normas, que se consideran propias de ese tipo de servicio. Se trata de ISO 9001 e ISO 17100.

ISO 9001

Una de las normas más importantes y quizá la más conocida de ellas, ISO 9001 está directamente relacionada con el sistema de gestión y control de calidad.

Se trata de un conjunto de políticas, procesos y procedimientos ejecutados en el área central de negocios en una institución. No sólo ayuda a los gestores a identificar posibles fallas en los procesos de la empresa, sino que también ayuda a corregir tales fallas con más eficiencia.

Además, esa norma trata de garantizar, por lo general, la mejora del desempeño de los negocios y el aumento de la satisfacción de los clientes.

ISO 17100

A su vez, ISO 17100 contiene requisitos específicos para garantizar la calidad de los servicios de traducción e incluye las competencias de los recursos de la empresa para la ejecución de tales actividades.

Tal protocolo consiste en evaluar el sistema de gestión de las empresas y la seguridad de los archivos traducidos, la cualificación de los traductores profesionales y los revisores, la gestión de los proyectos de traducción y aun la calidad lingüística del servicio prestado.

¿Qué tan importante para tu negocio es seguir esas normas?

Ese tipo de certificación es fundamental para empresas que, sobre todo, deseen alcanzar la excelencia en sus servicios y ofrecerles traducciones de calidad a sus clientes.

Representan la capacidad de gestión de los procesos y recursos utilizados internamente, sirviendo como base para que los colaboradores logren alcanzar un nivel alto en los servicios realizados.

Además, las empresas que actúan según tales normas poseen la tan conocida ventaja competitiva, una vez que, cuando el consumidor compara una empresa que sigue esos estándares con otra que no los sigue, la tendencia es que elija la primera opción.

Otra ventaja está en el aumento de las oportunidades de negocios, una vez que la empresa adquiere prestigio a los ojos de los posibles clientes y otras empresas del mercado.

A fin de cuentas, el saldo de la adopción de las normas de calidad en el mercado de la traducción es más positivo de lo que uno se imaginaba: los clientes obtienen un servicio más cualificado y eficiente, la empresa logra más rentabilidad y el mercado dispone de opciones cada vez más competitivas.

Así, antes de elegir una empresa para que realice ese tipo de servicio – una traducción jurada o una traducción simple –, cerciórate de que posee todos los requisitos mencionados para que garantices resultados que satisfarán todas tus necesidades.

Solicite sua Tradução

Postagens Relacionadas