¿Sabes qué especialización necesitan los traductores jurados?

Solamente profesionales aprobados en oposiciones y acreditados pueden realizar traducciones juradas.

Si pretendes realizar un intercambio u obtener tu ciudadanía extranjera, seguramente necesitarás los servicios de traducción jurada.

La traducción jurada es esencial para la convalidación de un documento redactado en idioma extranjero en Brasil, como un diploma universitario o una partida de nacimiento, pero solamente profesionales aptos pueden llevarla a cabo.

El traductor jurado – también conocido como traductor público – se encarga de traducir documentos que deberán tramitar por notarías, tribunales o consulados. Para eso, la traducción jurada debe imprimirse en el papel membretado del traductor y debe ser firmada por el profesional aprobado en una oposición sobre el idioma.

Solamente sabrás qué documentos necesitan ese tipo de traducción, si la legalización de firmas es necesaria o no después del trámite y cuáles son las medidas que se deben tomar en la comunicación con los organismos correspondientes. Además, cabe observar que la traducción jurada no sustituye el documento original, que también debe presentarse para que se comprueben la veracidad y la vinculación.

Diferentemente del traductor convencional, encontrar a un traductor jurado no es fácil, ya que para obtener ese título se necesita mucha dedicación. A continuación, comprueba cómo funciona el proceso.

CÓMO CONVERTIRSE EN UN TRADUCTOR JURADO

En Brasil, para obtener la autorización para la realización de una traducción jurada, hay que aprobar una oposición. Como la profesión de traductor todavía no ha sido reglamentada, cualquiera puede convertirse en un traductor jurado, con tal de que conozca el idioma para el cual participa en la oposición y apruebe los exámenes.

Por que, porque

Las oposiciones no ocurren con frecuencia. Depende de la necesidad de los profesionales de determinado estado, ya que, tras la aprobación, el traductor se registra en el registro mercantil del estado donde vive.

Sin embargo, aunque aprueben en oposiciones, los traductores jurados no se convierten en funcionarios; tampoco pueden contar con los mismos derechos de esos trabajadores.
Solamente recibe el título y el permiso para ejercer la profesión de conformidad con los montos oficiales de la lista del registro mercantil y debe captar a sus propios clientes.

El traductor público también puede prestar servicios a notarías, por ejemplo, como intérprete judicial para realizar interpretaciones consecutivas de matrimonios e inscripciones de nacimiento, por ejemplo.

DÓNDE ENCONTRAR A UN TRADUCTOR JURADO

Los traductores jurados pueden ser encontrados en la página web del registro mercantil de cada estado brasileño. Algunas empresas de traducción se asocian con esos profesionales para que no tengas que perder tu tiempo buscando a un traductor jurado.

Como los precios son predefinidos por el registro mercantil, si tratas directamente con el traductor, no podrás negociar el precio. A su vez, la empresa de traducción te cobrará un precio un poco más alto debido a la comodidad y la agilidad del servicio prestado.

Sin embargo, se recomienda la contratación de una empresa de traducción para que, así, tengas más comodidad y estés más seguro del plazo de ejecución y de la calidad de la traducción de los documentos que deberán traducirse.

Fidelity Translations cuenta con un equipo de profesionales selectos en ese ramo – todos altamente cualificados y experimentados en servicios de traducción, tanto en traducciones juradas como técnicas o literarias. ¡Comunícate ya y comprueba la calidad del trabajo de nuestros profesionales!

Solicite su traducción