¿Cómo funciona la traducción de partidas de nacimiento?

Certidão de nascimento no exterior

Comprende cómo es el trámite para ese documento tan importante

Muchos padres sueñan con tener su hijo en otro país, por una experiencia especial o por las ventajas que eso puede brindarle al hijo, según el territorio elegido. Eso conlleva el registro de nacimiento en el extranjero, una vez que el trámite ocurrirá fuera de Brasil.

Es un documento fundamental de por vida, hasta que llegue el momento en que sea reemplazado por el acta de matrimonio, si las personas se unen en matrimonio, es decir, la partida de nacimiento te acompañará por varios años.

Por esa gran importancia, la traducción de la partida de nacimiento también se convierte en un gran interrogante, ya que cuando tenga que utilizarse en Brasil, deberá estar en el idioma local para que valga a todos los efectos oportunos.

Comprendamos primero cómo es el trámite para tener un hijo fuera de Brasil y, después, qué se debe hacer para traducir el registro y convalidarlo en el territorio brasileño.

¿Cómo tener un hijo en el extranjero?

Se trata de un proceso que varía bastante según cada país, pero se pueden abordar las principales informaciones para aclarar algunas dudas.

El gran interés de las madres en tener sus hijos en otro país es la posibilidad de que sean considerados ciudadanos de esa nación, lo que puede brindarles oportunidades importantes en sus vidas.

Para eso, es necesario que valga lo que se llama ius soli (derecho de suelo) absoluto, lo que significa que las personas que nacen en ese país son automáticamente consideradas ciudadanas, con independencia de las demás condiciones.

Actualmente, los países que poseen ius soli absoluto son Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Belice, Brasil, Canadá, Chad, Chile, Cuba, Dominica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Fiyi, Granada, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Lesoto, México, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Uruguay y Venezuela.

Pasa lo contrario cuando el ius sanguinis (derecho de sangre) está en vigor en el país, es decir, cuando la ciudadanía dimana de los progenitores bajo algunas condiciones. Existen países, como Irlanda, por ejemplo, donde vale el ius sanguinis y se otorga la ciudadanía cuando por lo menos uno de los abuelos es irlandés, aunque los padres no sean irlandeses.

Con relación a los documentos necesarios, puede haber diferencias según el país elegido, pero los principales son los siguientes:

  • Pasaporte y visa de los padres (de ser necesario, para que ingresen al país);
  • Acta de matrimonio (si los padres se han casado);
  • Formulario de solicitud de registro de nacimiento;
  • Documento de comprobación de la nacionalidad brasileña del declarante, como acta de matrimonio, partida de nacimiento o certificado de naturalización;
  • Documento de identidad brasileño.

¿Cómo es el registro de nacimiento en el extranjero?

El trámite varía según cada país, pero tener informaciones básicas ya te ayudará a manejar mejor la situación y comprender cómo deben suceder los procedimientos.

Los documentos susodichos pueden llevarse a una oficina consular de Brasil en el país en que el bebe haya nacido. La Constitución Federal de 1988 determina que los hijos de brasileños nacidos fuera de Brasil también son considerados brasileños de nacimiento cuando se lleve a cabo ese trámite.

Luego, es interesante informarse sobre la ubicación del consulado brasileño en el país donde pretendas tener tu hijo, ya que, aunque Brasil sea un país donde vale el ius soli absoluto, los hijos de brasileños tienen el derecho de ser considerados ciudadanos aunque hayan nacido fuera de Brasil.

Sin embargo, cuando el registro de nacimiento en el extranjero solamente se realiza en el país de origen, pero no en una oficina consular de Brasil, el trámite es diferente.

Certidão de nascimento dos Estados Unidos

Si el registro se realiza en una notaría de registro civil en Brasil, hay una implicación futura: el hijo, cuando crezca y llegue a la edad de imputabilidad, tendrá que elegir formalmente la nacionalidad brasileña ante un juez federal, lo que puede ser relativamente largo y burocrático.

A partir del momento en que la persona cumple 18 años, hasta que opte por la nacionalidad brasileña (si es que lo hace), su situación como brasileño de nacimiento queda suspendida, lo que no permite que goce de sus derechos como ciudadano, como la legalización de firma, la emisión de pasaporte brasileño y el otorgamiento de poderes notariales, por ejemplo.

Hasta que cumpla 18 años, la persona podrá gozar de la nacionalidad brasileña, pero a partir de esa edad, tendrá plena capacidad para tomar una decisión y deberá elegir. Pero, para que no tenga que elegir, se recomienda que los padres busquen un consulado brasileño en el país de nacimiento del niño para que se lleve a cabo el registro.

Sea cual fuere la situación en que la persona se encuentre, el registro de nacimiento en el extranjero tendrá que pasar por la traducción jurada para que valga en el territorio brasileño, ya que esa categoría de traducción mantiene la validez jurídica del documento al mismo tiempo en que traduce su idioma.

Registro de nacimiento en el extranjero: una recomendación importante para quienes nacen fuera de Brasil

Las ventajas de nacer en otro país donde vale el ius soli son inmensas, como poder gozar de todos los derechos de sus ciudadanos de nacimiento, especialmente en países como Estados Unidos y Canadá, que figuran entre los más solicitados para quienes desean estudiar en el extranjero.

Gozar de las ventajas de ser ciudadano y contar con más facilidad para estudiar, trabajar y cuidar de la propia salud, por ejemplo, son estupendas ventajas, pero cabe reforzar que eso también conlleva los mismos deberes, como rendir cuentas ante la agencia de administración tributaria del país y aun tener que alistarse en el ejército, por ejemplo, según la ley de cada territorio.

Si quieres que tu hijo tenga esas condiciones especiales, haz todos los planes necesarios para garantizar que no te olvidarás de nada, ahorra un buen dinero (preferentemente, más de lo necesario, para emergencias) y transforma ese sueño en realidad.

No te olvides de contar con una buena empresa de traducción, como Fidelity, que tiene más de 49 años de experiencia en el área, para traducir el registro de nacimiento en el extranjero cuando sea necesario y, así, estar al día con todas las determinaciones legales.

Solicite su traducción

Postagens Relacionadas