¿Qué es la traducción jurada?

Siempre que tengas que traducir un documento con validez legal, necesitarás la llamada traducción jurada. Normalmente se exige en documentos que necesitan fe pública, como autos de demandas, actas constitutivas, estados financieros, poderes, entre otros, además de documentos presentados en demandas judiciales.

Como la lengua portuguesa es el idioma oficial de Brasil, todos los documentos en idioma extranjero deben ser traducidos al portugués para que tengan validez legal. Esa traducción, que debe acompañar el documento original, de acuerdo con los artículos 156 y 157 del Código Civil brasileño, sólo puede hacerse por un traductor jurado.

¿Quién hace la traducción jurada?

También llamada traducción pública, la traducción jurada no puede ser hecha por cualquier traductor. Debe ser emitida, sellada y firmada por un traductor acreditado y autorizado por un organismo público para que sea considerada verdadera y fiel, sin que sea necesario pasar por la averiguación de algún organismo estatal.

Es decir, sólo traductores e intérpretes jurados matriculados en el registro mercantil del estado en que viven pueden traducir documentos para que surtan el efecto legal de comprobación ante entidades o instituciones públicas que tal vez la exijan. Pese a que haya aprobado un concurso de oposición, el traductor jurado no es funcionario.

La traducción de documentos con fin legal es protegida por ley

La traducción jurada tiene fe pública en todo el territorio brasileño y es protegida por ley para asegurar su plena validez como documento comprobatorio mayor. Por ejemplo, la lengua portuguesa es reconocida como el idioma oficial de Brasil en la Constitución de 1988, en su artículo 13. A su vez, el Código Civil trata de la traducción jurada en su artículo 14, según el cual “Los escritos de obligación redactados en lengua extranjera serán, para que surtan efectos legales en el país, vertidos al portugués”.

Por el otro lado, como el artículo 156 del Código de Proceso Civil de Brasil define que es obligatorio el uso de la lengua portuguesa en todos los actos y términos de una demanda, el siguiente, el 157, afirma que “Solamente podrán agregarse a los autos documentos redactados en lengua extranjera cuando estén acompañados de la versión en lengua portuguesa, firmados por un traductor jurado”.

Además, la figura del traductor jurado está definida y protegida por el Decreto 13.609 del 21 de octubre de 1943, incluso el Código Comercial, el Código de Proceso Civil, el Código Penal y la Ley nro. 8.934/94 (Ley del Registro Público de las Empresas Mercantiles). Las traducciones producidas al amparo de la ley también son reconocidas en la mayoría de los países extranjeros.

¿Quiénes son los mayores interesados en este tipo de traducción?

El público que necesita ese tipo de traducción es muy diverso, ya que los textos pueden ser de naturaleza jurídica, comercial o particular, normalmente utilizados en situaciones concretas para la promoción de una empresa u objetivos personales. Por ejemplo, es el caso de extranjeros que quieren casarse o estudiar en Brasil, organismos brasileños que necesitan documentos extranjeros traducidos y empresas extranjeras que pretendan participar en licitaciones en Brasil o establecerse en el territorio nacional.

Entre los principales materiales traducidos están partidas de nacimiento, defunción y matrimonio, contratos, poderes, documentos de transporte internacional, documentos de registros empresariales, documentos de demandas judiciales, como fallos, cartas rogatorias y escritos iniciales, por ejemplo, documentos extranjeros que sirvan a efectos de comprobación en Brasil, constancias médicas, expedientes académicos, informes técnicos de ingeniería industrial y civil, diplomas y otros documentos de comprobación de escolaridad y certificados sanitarios de animales domésticos para viajes al extranjero, entre otros.

El trabajo también puede hacerse oralmente

Sin embargo, cabe resaltar que la traducción jurada también puede realizarse de forma oral si el traductor e intérprete jurado está apto para ello en diversos tipos de eventos, como matrimonios, audiencias con jueces y / o autoridades públicas y actos de redacción de escrituras públicas.

Solicite su traducción