Nueve consejos prácticos para aprender otros idiomas

Comprueba cómo facilitar y agilizar el aprendizaje de nuevos idiomas

Aprender nuevos idiomas es estupendo. Para tener más oportunidades en el mercado laboral, comunicarse con personas de otros países o ser capaz de consumir nuevos contenidos en Internet, la práctica es muy recomendada.

Sin embargo, conlleva algunas dificultades, ya que entrarás en contacto con un idioma con que tal vez no tengas mucha familiaridad. Puede parecer que el aprendizaje tomará mucho tiempo, pero es posible acelerar ese proceso.

Para ayudarte, hemos separado algunos consejos eficientes para que empieces a leer, escribir, escuchar y hablar nuevos idiomas lo más pronto posible y, así, te conviertas en un verdadero políglota.

Consejos prácticos para facilitar el aprendizaje de nuevos idiomas

Si sigues estas sugerencias durante el proceso de aprendizaje, podrás obtener resultados aún más rápido y el idioma formará parte de tu vocabulario naturalmente.

1. Nunca es demasiado tarde para empezar

Es común escuchar que los niños pueden aprender nuevos idiomas con más facilidad gracias al nivel más alto de plasticidad que el cerebro presenta en los primeros años de vida. Eso es cierto, pero no quiere decir que personas de otras franjas etarias no lo lograrán.

De conformidad con un estudio realizado por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), los adultos aprenden nuevos idiomas hasta la fluidez casi tan bien como los niños.

Eso quiere decir que aprender nuevos idiomas es una tarea que personas de todas las edades pueden llevar a cabo, es decir, nunca es demasiado tarde.

2. Estate psicológicamente dispuesto a aprender

Al elegir algunas palabras en ruso que debes practicar, por ejemplo, o algún otro idioma que no conozcas bien, es normal que te enredes o que te equivoques en la pronunciación. Pero es importante que estés listo para eso.

Las equivocaciones forman parte del proceso de aprender nuevos idiomas – y, en realidad, de aprender cualquier otra cosa. Por eso, no te pongas triste o pierdas la fe – al contrario, debe servirte de acicate.

La gente con más desenvoltura para aprender un nuevo idioma es curiosa y considera la oportunidad un reto, no una prueba. Al conducir el proceso con tranquilidad, la evolución ocurrirá con naturalidad.

3. Estudia con intensidad

Separar dos semanas para estudiar tres horas al día es mucho más eficiente que estudiar una hora al día durante dos meses. En otras palabras, la intensidad produce buenos resultados cuando se trata de aprender nuevos idiomas.

Una prueba de eso es que la mente no retiene muchos de los contenidos de las clases de inglés, español u otros idiomas en el colegio, ya que las clases duran poco y hay largos intervalos entre ellas.

Por lo tanto, es mejor separar un periodo corto y estudiar bien que estudiar un poco por semana durante varios meses. Así, lograrás asimilar el idioma más rápidamente.

4. Contextualiza tus estudios

Si tienes que decir la frase “llama a los bomberos inmediatamente” en italiano durante un ejercicio en una aplicación de enseñanza de idiomas o cuando hayas presenciado un accidente en Milán, seguramente la segunda situación será mucho más dificultosa.

En otras palabras, cuando tengas que aprender nuevos idiomas, el proceso sucede con más rapidez. Si no pudieras contestar a esa lección en la aplicación, no habría problema, pero en una situación real, las consecuencias podrían ser graves.

Al poner el aprendizaje en un contexto real que realmente afectará tu vida, pones a prueba el cerebro y, de esta forma, puedes tener un desempeño mejor cuando debas comprender una oración para pasar al siguiente capítulo de un libro que necesitas aprender o al siguiente episodio de una serie.

5. Aprende las 100 primeras palabras y la gramática básica con audios y clases en línea

Si todavía no tienes ninguna familiaridad con el idioma, ésos deben ser los primeros pasos, que servirán de referencia para que logres manejar los próximos aprendizajes.

Cuando te dediques a eso, dejarás de ser totalmente lego en el idioma y lograrás comunicarte con frases básicas en pocos días, lo que es un buen comienzo.

Palabras como “gracias”, “por favor”, “perdón”, “comer”, “hambre”, “tomar”, “sed”, “caminar”, “amar”, “uno”, “dos”, “dinero”, “dónde” y “cuándo” son sencillas, pero pueden ser la puerta de entrada para que logres aprender nuevos idiomas y, créelo, esos conocimientos serán muy valiosos.

6. Después, trata de hablar usando lo que sabes

Aun con un vocabulario limitado, ya podrás comunicarte con frases básicas. El resto del aprendizaje servirá para complementar lo que ya hayas aprendido.

Lo ideal es que encuentres a alguien con más experiencia en el idioma con quien puedas conversar. Así, además de adquirir conocimientos con tal persona, también pondrás en práctica lo que ya hayas absorbido.

Después de que logres conversar, aunque te equivoques, puedes seguir aprendiendo el nuevo idioma. En vez de tratar de aprender muchas palabras a la vez, trata de concentrarte en un número menor de términos que realmente sabrás cómo utilizar.

7. Ve películas en el idioma deseado varias veces

Uno de los mejores y más prácticos consejos para aprender nuevos idiomas es ver películas en el idioma deseado más de una vez. Tres veces suele ser un buen número.

Siempre con el audio original, primero debes ver la película con subtítulos en tu idioma nativo; la segunda vez, con subtítulos en el idioma de la película y, la tercera vez, sin subtítulos.

Ya sabrás qué pasará en la película y eso es muy bueno. Así, podrás asociar las palabras con las acciones y los sucesos de las escenas, lo que te ayudará a absorber el aprendizaje con más facilidad.

8. Conoce los niveles de aprendizaje

Así como los consejos sobre qué no hacer para aprender inglés te ayudan en ese proceso, comprender cuáles son los niveles de tu aprendizaje en un nuevo idioma también será muy útil. Son los siguientes:

1: puedes hablar un poco, pero no comprendes casi nada;
2: comprendes más de lo que puedes hablar;
3: puedes conversar, aunque exija un poco de esfuerzo mental;
4: puedes conversar sin que necesites tanto esfuerzo, es decir, no tendrás que traducir mentalmente las palabras de tu idioma nativo al nuevo idioma y viceversa;
5: cuando puedes hablar y escuchar sin traducir el idioma mentalmente, podrás pensar en el idioma que aprendes – lo que es una buena señal.

9. Sé persistente

Algunos idiomas son más complicados que otros debido a su fonética y al alfabeto utilizado, principalmente cuando son muy distintos de aquello a que te has acostumbrado en tu idioma nativo.

Además, unos pueden aprender nuevos idiomas en unos cuantos meses, mientras que otros necesitarán más tiempo para poder comunicarse bien.

Sea cual fuere tu situación, lo más importante es persistir. A fin de cuentas, la recompensa será muy valiosa para tu vida personal, profesional y académica.

Empieza a practicar hoy día

Tan pronto como empieces a estudiar un nuevo idioma, tanto más rápido lograrás llegar al nivel deseado, lo que te ayudará en la comunicación cuando estés en otro país o aun en el consumo de contenidos diferentes de tu idioma original.

Los objetivos pueden variar, pero lo que no cambia es que aprender nuevos idiomas es posible si cuentas con el nivel adecuado de esfuerzo y motivación. Así, además del aprendizaje, tendrás una sensación de autorrealización muy gratificante.

Solicite su traducción