Las notarías pueden tener traductores jurados

La notaría y el traductor

Brasil intensifica los programas de intercambio estudiantil. Cada año, más empresas multinacionales establecen sucursales en Brasil y traen a decenas de empleados de sus países de origen. Los profesionales se especializan en el extranjero y llegan con todo su equipaje, no sólo de conocimientos y experiencia, sino también, frecuentemente, con cónyuges e hijos nacidos en otro país.

Ésos son solamente algunos casos en que la traducción jurada es necesaria. Ese tipo de traducción les da validez jurídica a documentos preparados en lengua extranjera en Brasil. Para que surtan efectos en territorio brasileño, partidas de nacimiento, matrimonio, divorcio o defunción, hojas de vida, diplomas, testamentos y certificaciones deben ser debidamente traducidos al portugués por un traductor jurado. Por esto, las notarías son unos de los lugares en que ese profesional es muy solicitado.

Las traducciones públicas deben estar acompañadas de los documentos originales

El 21 de octubre de 1943, el Decreto Federal nro. 13.609 determinó que todos los documentos extranjeros solamente serán válidos si están debidamente acompañados de su traducción jurada, pero el original jamás deberá ser reemplazado por la traducción. Esto vale para cualquier documento físico, ya una partida de matrimonio, ya un contrato de transferencia de tecnología, documentos personales, correos electrónicos impresos o memorias descriptivas de patentes.

¿Sabes qué es una traducción jurada?

Ese tipo de traducción es indispensable siempre que un documento necesite surtir efectos jurídicos, incluso en tribunales – como prueba presentada en demandas, por ejemplo – o en situaciones en que tenga que registrarse o presentarse ante cualquier agencia, organismo o autoridad brasileña.
Esa categoría de traducción refleja, oficialmente, para el portugués, el contenido del documento original en idioma extranjero, pero no le otorga más valor que el documento original ya posee. Normalmente, el traductor jurado es contactado y se estipula la entrega del trabajo en determinado plazo, pero hay algunas circunstancias en que la presencia del propio traductor jurado es necesaria. Por ejemplo, es el caso de varias situaciones comunes en las notarías de todo Brasil, cuando el profesional debe actuar como intérprete.

La reproducción fiel del contenido original oral

Entre las ocasiones más habituales están el registro de hijos de extranjeros nacidos en Brasil, el matrimonio de brasileños con extranjeros, la compra o la venta de inmuebles por extranjeros o cuando un extranjero es convocado a prestar declaraciones, por ejemplo. En estos casos, el traductor jurado servirá de intérprete oficial de todo lo que se diga en la ocasión, reproduciendo fielmente el contenido de la expresión oral para otro idioma.

Como la traducción de ese profesional tiene fe pública, no hay que legalizar su firma en la notaría. Sin embargo, varios organismos y oficinas públicas brasileñas lo exigen aun así. Cabe resaltar que el traductor jurado (que se llama también traductor público) debe haber aprobado un concurso de oposición y debe haber sido acreditado por el registro mercantil del estado en que actúa y reside.

Las notarías pueden indicar a traductores jurados

Normalmente, se llevan a cabo colaboraciones entre las notarías y los traductores jurados para que actúen en trámites oficiales. Aunque aprueben en concursos de oposición, los traductores jurados no son funcionarios y les compete definir sus propios medios de obtener y mantener a clientes. Pueden ser encontrados en el registro mercantil de cada estado brasileño.

De conformidad con el Registro Mercantil de São Paulo (JUCESP), por ejemplo, hay cerca de 1.500 traductores jurados en el estado. Pero, aunque, en teoría, se admita que todos son igualmente habilitados y el valor del trabajo es definido por el registro mercantil en que el profesional está matriculado, es interesante observar el tiempo de experiencia y el tipo de trabajo que está más acostumbrado a desempeñar, lo que asegura, así, un resultado más cerca posible de lo esperado.

Solicite su traducción