Las cinco herramientas más importantes para los traductores jurados

Entérate de las principales herramientas utilizadas por los traductores jurados para lograr la perfección en sus traducciones.

El arte de la traducción de textos es una de las tareas más antiguas que existen en la humanidad. Desde el momento en que un grupo necesitó comunicarse con otro, en distintas regiones del planeta, comprender la lengua ajena se convirtió en una necesidad.

Al principio, la traducción de un texto era un gran reto: pocos dominaban más de un idioma y, muchas veces, cuando había alguna duda, el texto original simplemente se interpretaba libremente y adquiría una versión que no correspondía necesariamente a la idea original del autor.

En un mundo globalizado, la comunicación entre idiomas distintos es cada vez más necesaria y no hay margen para interpretaciones equivocadas. Es imprescindible ser objetivo con relación a lo que debe decirse al traducir un documento.

Se delega la tarea de la exactitud a los traductores jurados, profesionales que aprobaron concursos de oposición y están aptos para hacer traducciones de un idioma a otro que sean válidas en cualquier circunstancia en Brasil.

ferramentas para tradutor juramentado

El equipo de Fidelity cuenta con muchos empleados con las aptitudes necesarias, pero aun ellos siempre recurren a algunas herramientas importantes. En este artículo, listamos cinco herramientas indispensables que todos los traductores jurados deben tener al alcance de la mano para garantizar que el resultado final de sus labores sea perfecto siempre. ¿Serás un usuario recurrente de todas ellas?

1. El diccionario

Ésa es la herramienta más importante de todas. Aunque domines otro idioma, en varios momentos necesitarás consultar un diccionario para verificar cuál es la mejor traducción de determinado término. Si, aun en el propio idioma nativo, a veces hay que recurrir al principal libro de la lengua para aclarar algunas dudas, ¿cómo eso no va a pasar cuando el idioma no es el nativo?

Aun los traductores jurados tendrán dudas con relación a muchos términos. Por esto, asegúrate de tener acceso a los diccionarios más completos del idioma con que pretendes trabajar. Los diccionarios pequeños son útiles, pero un diccionario de referencia, el más completo que puedas encontrar, es una adquisición fundamental para tu estantería.

2. Los diccionarios técnicos

En muchos centros de idiomas, además de la lengua nueva en sí, se enseña la llamada “lengua instrumental”. Son cursos orientados a un área específica y, por esto, abordan términos técnicos y un vocabulario propio, poco utilizado por el gran público. En sus traducciones, el traductor jurado encontrará varias veces términos que jamás antes ha visto.

En estos casos, la solución es recurrir a diccionarios técnicos, disponibles para prácticamente todas las áreas. Un buen traductor debe tener nociones básicas de varios tipos de asunto – desde documentos médicos, por ejemplo, hasta contratos que incluyan términos de ingeniería o finanzas. Sin embargo, es importante que el traductor se especialice en un área específica. Así, al dominar la jerga, tendrá más conocimientos del área en cuestión. Se trata de palabras que la gente ajena al área no tiene en su vocabulario y, por lo tanto, el saber dónde encontrar la traducción de determinados términos técnicos es fundamental.

3. La gramática

Saber la traducción de las palabras es fundamental, pero comprender los posibles contextos y las expresiones de una lengua es igualmente importante. Así, el traductor jurado debe actuar como estudioso de la lengua, enterándose de los detalles gramaticales y percatándose de los matices de determinadas oraciones que podrían pasar desapercibidas por alguien menos atento.

Solamente con una buena comprensión de las reglas gramaticales se pueden traducir los términos sin que se pierda el contexto en que se profirió la oración en el idioma original. Por ejemplo, puede haber casos en que una traducción literal tiene poco sentido para determinado público, así que es importante comprender cuál fue la intención del autor detrás del texto original.

4. Google Imágenes

Puede sonar rara la inclusión de Google Imágenes aquí entre las herramientas imprescindibles para la traducción, pero es la más pura verdad. Cuando a un traductor jurado le asignan un texto, muchas veces encontrará palabras cuyo significado no conoce exactamente. Un diccionario puede solucionar parte del problema, pero muchas palabras pueden tener más de un sentido.

Una buena forma de percibir cuál es el contexto de algo es a través de Google Imágenes. La herramienta del principal buscador del mundo, cuando es bien utilizada, indica las imágenes relacionadas con el contenido investigado. Quienes busquen la palabra ponto (punto, en portugués), por ejemplo, encontrarán más de diez respuestas posibles. Sólo el contexto determinará la respuesta adecuada y Google Imágenes puede ayudar a los traductores jurados a estos efectos.

5. Las herramientas CAT

Por último, cabe mencionar aquí las llamadas herramientas CAT. Se trata del acrónimo de computer-aided translation, es decir, programas informáticos específicos que facilitan el proceso de traducción. Diferentemente de lo que muchos se pueden imaginar, esas herramientas no funcionan como Google Traductor, que traduce automáticamente las oraciones introducidas.

Dichos programas ofrecen traducciones automáticas más exactas con base en trabajos anteriores que el traductor haya hecho, reduciendo el trabajo dactilográfico, facilitando la consulta a glosarios y creando bancos de datos de traducción. Es decir, los términos traducidos con más frecuencia pueden ser “comprendidos” por el software como los más utilizados y, por esto, son sugeridos por el programa al traducir un nuevo texto de la misma área.

Solicite su traducción