Comprueba cuáles son los idiomas más difíciles de aprender

Duas mulheres conversando em uma mesa
Comprende qué lenguas se consideran las más complicadas y por qué

Se estima que existan, por lo menos, 6.900 idiomas en todo el mundo, de acuerdo con las informaciones divulgadas por Summer Institute of Linguistics, que ahora es conocido como SIL International. Pero ¿sabes cuáles son los idiomas más difíciles de aprender?

La verdad es que la mayoría de esos idiomas es hablada solamente por una pequeña parte de la población mundial, pero entre los más conocidos también están los que son difíciles aun para traductores y otros expertos lingüísticos.

Conozcamos algunos ejemplos de esos idiomas y qué hace que sean considerados tan complicados.

A fin de cuentas, ¿cuáles son los idiomas más difíciles de aprender?

Eso puede variar según cada caso, ya que la facilidad para aprender otros idiomas es diferente con base en la lengua materna de cada persona y lo que ya conoce sobre las otras, pero los siguientes son los peores cuando se trata de dificultad.

Para aumentar la curiosidad, al nombre del idioma se agregará una de las frases más conocidas del mundo, “te quiero”, de la forma como se escribe en la lengua en cuestión.

Mandarín – 我爱你 (chino simplificado)

Perteneciente al grupo de las lenguas chinas, actualmente es el idioma más hablado del mundo. Para quienes dominan el idioma inglés, el aprendizaje suele ser difícil, una vez que es una lengua tonal, es decir, la entonación forma parte de la estructura semántica y hace que la misma palabra pueda tener significados distintos.

En el sistema de transcripción fonética pinyin, cada sonido tiene cuatro pronunciaciones diferentes. Además, es un idioma rico en homófonos, o sea, palabras que suenan igual, pero cuya grafía y significado son distintos.

Esa suma de factores hace que el mandarín sea, indudablemente, una de las lenguas más difíciles de aprender, por lo menos para los occidentales.

Árabe – انا احبك

En el árabe, la mayoría de las letras puede escribirse de cuatro formas distintas, según la posición en que aparecen en la palabra. Además, la cosa se pone todavía más complicada porque las vocales no se incluyen en la escrita.

Otro punto que hay que tener en consideración es el hecho de que el árabe posee varios dialectos, lo que significa que el idioma que se habla en Egipto no es exactamente el mismo que el utilizado en Arabia Saudita, por ejemplo, lo que también puede modificar algunas características de la lengua.

El árabe está entre los idiomas más solicitados para la traducción de documentos, lo que hace que sea relativamente común en los pedidos hechos a tales profesionales.

Dois homens de etnias diferentes conversando

Japonés – 私はあなたを愛しています

Es verdad que es un idioma un poco menos difícil que el otro del continente asiático de que ya se ha tratado, el mandarín, pero eso no quiere decir que el japonés no tiene sus propias dificultades.

Existen miles de caracteres que deben ser aprendidos antes de que uno sea capaz de escribir algo en japonés, una vez que hay tres sistemas independientes de escrita – hiragana, kanji y katakana –, cada cual con su propio alfabeto.

Por eso, los esfuerzos para aprender ese idioma, que es una de las lenguas más difíciles de aprender, deben ser redoblados, una vez que hay que conocer bien todos los vocabularios para poder comprenderlos y utilizarlos según sea necesario.

Húngaro – Szeretlek

Las reglas gramaticales varían según cada idioma, lo que es muy natural, y el húngaro sobresale en ese sentido por la dificultad presente en tal regla, lo que garantiza su lugar entre las lenguas más difíciles de aprender.

En vez del orden de las palabras, los sufijos dictan el tiempo y la posesión en ese idioma, lo que es una regla bastante complicada. Además, hay elementos culturales que también han influenciado la lengua y la diferencian con relación a las demás.

Coreano – 나는 너를 사랑해

Primero, una curiosidad: el coreano es la lengua aislada más hablada del mundo, es decir, no tiene parentesco comprobado con cualquier otro idioma registrado, lo que lo transforma en una lengua realmente única.

Por sí solo, eso ya hace que el coreano sea una de las lenguas más difíciles de aprender, una vez que no se pueden establecer semejanzas con otros idiomas. Por lo tanto, realmente debe aprenderse desde cero, sin cualquier otra base o conocimiento que eventualmente pudiera usarse.

Además, cuando se describe una acción en coreano, el sujeto viene primero, después el objeto y, por fin, la acción. Por ejemplo, “나는 잘 달린다” significa “yo manejo bien”, pero la traducción directa sería algo como “yo bien manejo”.

Vasco – Maite zaitut

Al igual que el coreano, el vasco también es otro idioma aislado. Al paso que el vocabulario toma elementos de las lenguas romances, la escrita y la pronunciación son totalmente distintas en comparación con cualquier otro idioma del mundo.

Además, existen versiones distintas del vasco. Aunque sea hablado solamente por aproximadamente 700.000 personas, una cifra un poco más alta que la de la población de la ciudad de Osasco, en el estado de São Paulo, hay por lo menos cinco dialectos distintos.

Por eso, además de ser una de las lenguas más difíciles de aprender, hay que tener cuidado con la versión que se aprende para, entonces, poder aplicarla al hablar con otra persona, con tal de que también domine el mismo dialecto usado.

Islandés – Ég elska þig

Para terminar la lista, está el islandés, un idioma que no es tan difícil como el mandarín, pero que cuenta con sus propias complicaciones, como, por ejemplo, el hecho de ser hablado por menos de 400.000 personas en una isla geográficamente aislada del resto del mundo.

Además de prácticamente no haber cambiado desde los siglos IX y X, es decir, desde que se estableció, el islandés no suele adoptar palabras extranjeras en nuevos conceptos – en vez de eso, crea palabras nuevas o les da un nuevo sentido a palabras antiguas.

Todo eso se convierte en un verdadero reto, lo que ayuda a uno a comprender por qué el islandés es una de las lenguas más difíciles de aprender.

¿Y las lenguas más fáciles?

Como contrapartida, existen idiomas que se consideran relativamente fáciles de aprender aun para iniciantes, como los siguientes ejemplos:

Español;
Italiano;
Francés;
Portugués.

Aunque algunos puedan ser más complicados que otros, en comparación con las otras opciones arriba, están lejos de aparecer entre los primeros de la lista de dificultades.

Todo eso resalta la importancia de elegir una buena empresa de traducción cuando se necesite ese tipo de servicio. Así, aunque los contenidos estén en las lenguas más difíciles de aprender, el resultado será de alta calidad.

Solicite su traducción

Postagens Relacionadas