Comprueba qué hacer para convertir tu empresa en una multinacional

Homem em mesa de trabalho com celular, notebook e jornal sobre a mesa

Cruzar fronteras geográficas puede ser una etapa determinante para el éxito de tu empresa.

Si les echamos un vistazo a las empresas multinacionales, se nos ocurre una serie de cuestiones: la necesidad de la traducción de documentos hasta el éxito que tuvo la empresa para marcar presencia en distintos países. ¿Sabías que tu empresa también puede seguir ese camino?

Los trámites son algo burocráticos, una vez que todo debe hacerse conforme a derecho para no tener problemas en el futuro, pero, después de esa etapa, los beneficios y el éxito son consecuencias que harán que todo el esfuerzo valga la pena.

Comprueba qué necesitas hacer para que procedas con el proceso de internacionalización de tu negocio y, así, logres aumentar aún más su rentabilidad.

¿Cómo transformar tu empresa en una multinacional?

Existen varias formas de hacer que una empresa se convierta en una multinacional. Algunos de los caminos son los siguientes:

Sucursales

Es una de las formas más conocidas para hacer que tu empresa se convierta en una multinacional, es decir, abrir una sucursal del negocio en una nueva ubicación, como sucedió cuando fue inaugurada en su país de origen.

No hay una receta que corresponda a todos los casos, una vez que la burocracia y las etapas necesarias para empezar un negocio varían según cada país. Sin embargo, por lo general, hay que proceder de la siguiente forma:

– Contratar una empresa de traducción de documentos para que te ayude con la parte burocrática;

– Contratar a un abogado que conozca los trámites internacionales para que te ayude con la documentación;

– Registrar la empresa ante los organismos solicitados por el país de destino;

– Conocer la legislación para que satisfagas las exigencias propuestas;

– Esperar la visita de los organismos responsables para la concesión de las licencias necesarias;

– Empezar las actividades en el país.

Como son etapas nuevas para quienes siempre han actuado en un solo país, lo ideal es contar con un buen abogado que se especialice en negocios internacionales, quien tendrá los conocimientos necesarios o sabrá cómo y dónde aprender lo que necesita para atender a sus clientes.

Filiales

Si la empresa tiene buen poder adquisitivo, comprar una empresa que ya actúa en el país de destino deseado puede ser más fácil que pasar por el proceso de establecer una sucursal desde cero.

El trámite tiende a ser más rápido, una vez que la empresa ya estará establecida en otro país, con el reconocimiento de su nombre por su público objetivo y un personal que ya la conoce y puede administrar las actividades con eficiencia.

Todavía será necesario recurrir a la traducción de documentos, pero la practicidad es un punto positivo. Solamente hay que centrar la atención en la empresa que se adquirirá, que preferentemente debe ser del mismo segmento que ya se conoce.

Véase también: Cuáles son los documentos cuya traducción es más solicitada?

Empresas conjuntas

El término en inglés joint venture, que puede traducirse como empresa conjunta, tiene exactamente esa finalidad: aunar fuerzas para empezar a actuar en otro país sin la necesidad de adquirir una filial, cuya inversión no siempre puede hacerse de momento.

Según esa alternativa, ambas empresas pasan a repartir su capital, tecnología y recursos en una nueva empresa compartida, independiente de las actividades principales de cada una de ellas.

La opción conlleva las ventajas ya conocidas de las filiales, pero con ahorros considerables.

Franquicias

La operación de franquiciados en otros países es una alternativa que se debe tener en cuenta. Para eso, un socio extranjero debe adquirir una licencia de tu empresa para que pueda utilizar su marca en territorio internacional.

El negocio es ventajoso para ambas partes: mientras que el socio retiene los derechos sobre el negocio, la empresa recibe regalías de cada franquicia, lo que puede aumentar su facturación considerablemente.

La opción es la más económica y rápida para marcar presencia en otros países y, además, conlleva los riesgos más bajos. Sin embargo, es necesario hacer el seguimiento de los negocios de cerca, una vez que las diferencias culturales y sociales entre los países pueden generar dificultades comerciales.

¿Cuál es la importancia de la traducción de documentos para la internacionalización de las empresas?

La traducción de documentos es fundamental. A fin de cuentas, será necesario preparar y firmar contratos para la actuación de la empresa en otro país, un tema que deberá manejarse con todo el cuidado posible para evitar futuros problemas.

Aunque se conozca el idioma exigido, la jerga utilizada en el medio corporativo y financiero es distinta, llena de términos y palabras que no suelen usarse en la vida cotidiana, lo que puede dificultar la comprensión de lo que se dice.

Hay varios motivos para contratar una empresa de traducción, que se resaltan aquí, una vez que tomar una decisión equivocada puede provocar graves perjuicios a corto, medio y largo plazo.

Traductores profesionales deben llevar a cabo la traducción de documentos porque cuentan con todos los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para la actuación en el área, con la finalidad de atender a los clientes con toda la calidad que necesitan.

Cuando se pone en práctica, los interesados en internacionalizar sus empresas tendrán todas las condiciones que necesitan para seguir las exigencias legales del país de destino deseado.

¿Cuál es el momento ideal para que conviertas tu empresa en una multinacional?

El mejor momento es cuando la empresa tiene buenas reservas financieras y se da cuenta de que la actuación en otros países puede mejorar su rendimiento y aumentar el éxito de su negocio.

Es una sugerencia importante porque es natural que el inicio de las actividades en otros país exija una buena inversión financiera para la obtención de las licencias, el arrendamiento de un espacio físico y la contratación de profesionales, entre otras actividades.

Si la empresa empieza a actuar en otro país y no tiene fondos suficientes para la conclusión de los procesos necesarios, tal vez sea necesario interrumpir las actividades, lo que resultaría en pérdidas considerables para su presupuesto.

Por lo tanto, lo ideal es pensarlo, planificarlo y discutirlo bien para que la empresa pueda tomar esa importante decisión, que tiene el potencial de cambiar su realidad para el mercado nacional e internacional de una vez por todas.

Fidelity es una empresa de traducción que actúa hace más de 49 años en el mercado y puede ayudar tu compañía con la traducción de documentos, con toda la fiabilidad, credibilidad y experiencia que necesita para que pase por esa etapa.

Solicite su traducción

Postagens Relacionadas