El traductor público: ¿cómo saber si el servicio de traducción es fiable o no?

Conoce los perjuicios que un servicio de calidad cuestionable puede traerte y cómo identificar una empresa de traducción fiable.

El traductor público es el profesional solicitado cuando existe la necesidad de una traducción jurada, cuyas características son distintas de los demás servicios de traducción. Por eso, es fundamental elegir una empresa fiable y respetada.

Pero, esa búsqueda puede convertirse en un problema si los hechos que hacen que la empresa sea seria y fiable no se conocen. Consecuentemente, el servicio puede prestarse con baja calidad, lo que provoca problemas graves cuando se use la traducción.

Conoce la importancia de elegir una buena empresa para la realización del servicio, los criterios que hay que tener en cuenta y cuáles son las posibles complicaciones resultantes de una traducción con baja calidad.

¿Qué tan importante es elegir a un buen traductor público?

Importantísimo. A fin de cuentas, el resultado puede ser la diferencia entre alcanzar o no el sueño de estudiar o trabajar en otros países o aun de conocerlos en un viaje.

De conformidad con las estadísticas de Common Sense Advisory (CSA), el mercado global de servicios de traducción debe llegar a USD 46.520 millones en el 2018 – lo que representa más de USD 3.870 millones al mes. Eso demuestra qué tan alcista está el mercado actualmente.

En la comparación con estadísticas anteriores, el impacto es todavía más sorprendente: en el 2009, la tasación del mercado fue de USD 23.500 millones, es decir, hubo un crecimiento de casi el 100% en solamente nueve años, lo que demuestra la fuerte tendencia de globalización que se ve en el mundo actualmente.

Con un mercado tan alcista, se espera que más profesionales empiecen a interesarse en el área para la prestación de sus servicios. El traductor público es uno de ellos, ya que su trabajo es esencial en los trámites burocráticos internacionales.

Al comprender exactamente qué es la traducción jurada – el servicio de traducción realizado con documentos oficiales de modo que retengan su valor legal en otros países –, se puede entender qué tan intensa es la demanda.

Eso explica por qué la traducción jurada está entre los principales servicios de traducción actualmente, una vez que el número de personas que visita otros países es muy grande: de acuerdo con la Asociación Brasileña de las Operadoras de Turismo (Braztoa), 1,2 millón de brasileños lo hicieron sólo en el 2017.

¿Cómo elegir una empresa de traducción fiable?

Homem está prestes a assinar um documento com uma caneta elegante, simbolizando a escolha de uma empresa de tradução confiável.

Hay varios criterios que deben analizarse para tomar esa decisión, desde el tiempo de actuación en el mercado hasta los precios cobrados. Comprueba los principales:

El tiempo de experiencia en el mercado

Las empresas que actúan hace mucho tiempo en el mercado comprueban la calidad de sus servicios, ya que eso demuestra que varios clientes ya han sido atendidos durante ese periodo y tuvieron sus expectativas plenamente satisfechas.

Eso también consolida su imagen en el mercado y hace que se considere una referencia, lo que lleva mucho más tranquilidad a los clientes interesados en hacer negocios con ella.

Justamente para mantener esa imagen, los criterios utilizados para la contratación de un nuevo traductor público, técnico o de cualquier otro tipo de servicio son muy rigurosos, ya que hay una reputación positiva que proteger en el mercado.

El número de clientes atendidos

Es un círculo virtuoso: cuanto más clientes ya hayan sido atendidos por la empresa de traducción, tanto más alta será la confianza que los nuevos clientes sentirán en ella en un proceso que tiende a mantenerse por tiempo indefinido.

Es importante resaltar que los clientes atendidos no deben considerarse solamente una cifra, sino como personas y empresas cuyas necesidades la empresa de traducción satisfizo, lo que es una señal estupenda.

Asimismo, a consecuencia del tiempo de actuación, las empresas que atienden un número más alto de clientes tienden a ser vistas más positivamente por el mercado, lo que es un factor importante al tomar la decisión de contratar a traductores públicos.

Calidad en la atención

Una de las equivocaciones más comunes al contratar empresas de traducción es no tener en cuenta la calidad de la atención prestada al cliente, lo que puede provocar consecuencias graves, de la contratación del servicio a la conclusión del trabajo.

Es imprescindible que la empresa atienda a sus clientes con atención y buena voluntad, ya que es bien probable que tenga algunas dudas, del plazo necesario para la realización del servicio al método de pago y cómo se lleva a cabo.

Con la clarificación de todas las dudas y un contacto educado, eficiente y amable, el resultado es una reputación todavía mejor para la empresa, lo que hará que el cliente se disponga a recomendar sus servicios espontáneamente a amigos, compañeros y familiares.

El precio de la traducción

Como sucede en prácticamente todas las relaciones comerciales, en la compra de un aparato electrónico o la contratación de un servicio, el precio siempre es un tema de discusión, aunque suceda de forma diferente cuando se trata de un traductor público.

Es una característica natural del ser humano tratar de ahorrar siempre que sea posible, pero hay que redoblar la atención cuando se trate de las traducciones juradas, una vez que un precio muy por debajo del promedio del mercado puede indicar un servicio de baja calidad.

Por supuesto, saber cuánto vale el servicio de traducción es importante, pero la relación de costo-beneficio debe ser ponderada con un peso mayor, es decir, cuánto te vale pagar por ese servicio y tener la tranquilidad de saber que todo te saldrá bien.

¿Cuáles son las consecuencias de un trabajo sin calidad de un traductor público?

Las consecuencias pueden ser, por ejemplo, la no aceptación de un expediente académico o un certificado analítico de estudios traducido al idioma local de determinado país, lo que, a su vez, impide la realización del tan deseado intercambio, entre varias otras consecuencias.

El trabajo de un traductor público es tan específico que sólo puede ser realizado por profesionales que hayan aprobado concursos de oposición y hayan sido debidamente acreditados por el registro mercantil del estado en que actúan.

Eso es necesaria una vez que cuentan con fe pública, es decir, están autorizados a darles valor legal a los documentos traducidos. Por eso el trámite es tan minucioso y detallado, ya que tiene implicaciones legales y burocráticas.

En caso de intercambio, trabajo en el extranjero o aun una visita y para poder garantizar la validez legal de tus documentos, siempre recurre a un traductor público de una empresa de traducción fiable y responsable. De esta forma, todo te saldrá de la mejor forma posible y evitarás grandes problemas.

Solicite su traducción

Postagens Relacionadas