Comprueba quiénes pueden y cómo solicitar la ciudadanía italiana en Brasil

Comprende qué mecanismos legales permiten que las personas nacidas en Brasil puedan obtener la doble nacionalidad para que también sean considerados italianos

Como la colonia de descendientes de italianos está entre las más grandes del mundo, es alto el número de brasileños que tienen dudas sobre cómo solicitar la ciudadanía italiana. Lo que pocos saben es que existen muchas formas de obtener esa documentación.

Con la llamada doble nacionalidad, una vez que nadie dejará de ser brasileño, el brasileño con ciudadanía italiana pasa a tener una serie de ventajas en Europa gracias al pasaporte europeo, pudiendo residir legalmente en la región y aun trabajar.

Ciudadanía italiana: quiénes pueden solicitarla

No basta con tener ganas de convertirse en ciudadano italiano, hay que estar apto de acuerdo con algunas reglas determinadas por el gobierno de Italia.

La legislación del país europeo resume en una frase quienes pueden obtener ese documento.

“Tienen derecho a la ciudadanía italiana los descendientes de italianos que comprueben la transmisión de la sangre con partidas de nacimiento, matrimonio y defunción”.

Esa frase puede parecer demasiado sencilla, pero expliquemos detalladamente lo que significa. En primer lugar, cabe resaltar que no existe un límite de generaciones.

Por ejemplo, si eres bisnieto de italiano, entonces puedes empezar el trámite de solicitud del documento.

Hay dos formas de tramitar el pedido: en Brasil o en Italia. La diferencia es que mientras que en Brasil los trámites pueden tardar entre seis y 12 años para terminar, si tienes condiciones de permanecer en Italia por cierto tiempo, el proceso allí puede concluirse en hasta 90 días.

El primer paso para solicitar la ciudadanía italiana es descubrir si tienes un ascendiente italiano.  Por ejemplo: ¿tu padre o tu madre son italianos? ¿Tus abuelos maternos o paternos son italianos? ¿Tus bisabuelos maternos o paternos son italianos?

Si la respuesta es afirmativa a cualquiera de esas preguntas, entonces puedes tramitar el pedido de ciudadanía italiana. De lo contrario, las probabilidades de convertirse en ciudadano italiano por ese método son nulas, una vez que no cumples los prerrequisitos.

¿Cuáles son los documentos necesarios para la comprobación?

Los hijos de italianos, aun nacidos en territorio extranjero y sin apellido italiano, son considerados italianos desde el nacimiento. Ese principio es regido por el derecho italiano y se llama ius sanguinis – derecho de sangre.

A partir de entonces, el candidato a la doble ciudadanía debe presentar los siguientes documentos:

  • Partida o partidas de nacimiento;
  • Partida o partidas de matrimonio;
  • Partida o partidas de defunción.

Pero es necesario tener en cuenta que hay que obtener la documentación de toda la línea sucesoria que te preceda. Por lo tanto, si tienes un bisabuelo italiano, por ejemplo, además de sus documentos comprobatorios, deberás presentar los documentos de tus abuelos y los de tus padres.

La dificultad más grande que los brasileños enfrentan es la de encontrar tales documentos en territorio italiano. Las partidas de nacimiento pueden registrarse en comuni o las iglesias de Italia. Hay empresas especializadas en la prestación de ese servicio de investigación, pero no es inusual la necesidad de viajar a Italia para obtener esos papeles.

Un trámite para pocos

Además de cumplir los prerrequisitos determinados por la legislación italiana y presentar la documentación correspondiente, los brasileños que quieran obtener la doble nacionalidad deben estar dispuestos a esperar o invertir un monto considerable.

Como ya se ha dicho, es posible empezar el trámite en Brasil o Italia. Si decides empezarlo en Brasil, gastarás menos, pero tendrás que esperar más. Si optas por tramitarlo en Italia, esperarás menos, pero gastarás más.

En Brasil, se puede solicitar la ciudadanía italiana a través de un consulado italiano. En promedio, el gasto con toda la documentación asciende a BRL 10.000 aproximadamente. El problema es que los trámites legales pueden tardar de seis a 12 años y, al fin y al cabo, no existen garantías de que serás aprobado.

Si optas por empezar el trámite en Italia, tendrás que viajar al país y presentar la documentación en una de las municipalidades (comuni). En ese caso, el solicitante debe tener, como mínimo, 18 años y debe apersonarse obligatoriamente.

La principal ventaja es la agilidad: los trámites duran, en promedio, 90 días hasta la conclusión. Como contrapartida, los gastos necesarios son mucho más altos: se estima que, en total, un brasileño podrá gastar entre BRL 35.000 y BRL 50.000 con todos los costos – sin la garantía de que se conceda el pedido al término del trámite.

En otras palabras: no se puede solicitar la ciudadanía italiana sin hacer una gran inversión.

Pasaporte italiano: derechos y deberes

Las principales ventajas de tener un pasaporte italiano incluyen la posibilidad de domiciliarse en Italia y estudiar en colegios y universidades italianos pagando cuotas mensuales más bajas que las pagadas por los extranjeros.

Además, como Italia es un país miembro de la Unión Europea, quienes tengan el pasaporte italiano están legalmente autorizados a vivir y trabajar en cualquier país europeo miembro del bloque económico.

En países como Estados Unidos, Australia, Canadá y Japón, la visa no es necesaria para los ciudadanos italianos. Como ciudadano italiano, también tienes el derecho al voto en las elecciones. En Italia, el voto no es obligatorio, como en Brasil, pero tendrás el derecho de elegir a los representantes públicos.

Por fin, puedes cotizar tanto a la seguridad social brasileña como a la italiana. De esa forma, podrás recibir los beneficios de jubilación en los dos países, según la legislación de cada país.

Solicite sua Tradução

Postagens Relacionadas