Ciudadanía italiana: ¿cómo funciona el trámite? ¿Qué documentos deben traducirse?

Comprende qué debe hacerse para obtener la nacionalidad italiana.

Brasil es uno de los países en que la doble nacionalidad se acepta, es decir, el individuo puede ser considerado ciudadano de más de un solo país y la ciudadanía italiana está entre las más solicitadas por los interesados en sus beneficios.

Se trata de un reflejo de la inmigración italiana a Brasil, que ocurrió principalmente de 1880 a 1930. En el último censo nacional del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) en que se cuestionó la ancestralidad, que ocurrió en 1940, aproximadamente un 3,8% de la población brasileña era de italianos y sus hijos.

De ahí vino el gran número de personas con lazos de sangre con Italia, quienes, por lo tanto, pueden solicitar tal ciudadanía, aunque no siempre sepan qué hacer.

Comprende mejor quienes pueden solicitar la nacionalidad italiana, qué debe hacerse y cuáles son los principales documentos solicitados en el trámite.

¿Quiénes pueden solicitar la ciudadanía italiana?

Todos los descendientes de italianos. En el caso de ascendentes varones (tatarabuelo, bisabuelo, abuelo, padre), no hay una fecha límite para el nacimiento de los hijos. Sin embargo, la descendencia por parte de las mujeres solamente empezó a valer a partir del 1/1/1948.

El motivo es que, hasta fines del año de 1947, Italia era un reino donde solamente el varón tenía el derecho de transmitir su ciudadanía a sus descendientes.

Las mujeres solamente obtuvieron ese derecho a principios de 1948, cuando Italia dejó de ser un reino y aprobó la Constitución de la República Italiana. Desde entonces, las mujeres también fueron autorizadas a transmitir su nacionalidad a sus descendientes.

En resumen, quienes desciendan de un hombre italiano pueden solicitar la ciudadanía italiana, con independencia del año de nacimiento de los hijos, al paso que quienes desciendan de una mujer italiana solamente pueden solicitarla si han nacido después de 1/1/1948.

Existen otras posibilidades y obstáculos que pueden surgir cuando se lleven a cabo algunos trámites burocráticos legales, pero, por regla general, ésos son los requisitos para que se pueda solicitar la ciudadanía de Italia.

Muchísimas personas pueden beneficiarse de esa decisión. Antonio Bernardini, el embajador de Italia en Brasil, dijo que, en el 2018, casi el 15% de los brasileños puede solicitar tal ciudadanía, lo que correspondería a más de 30 millones de personas.

Datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística (Istat) de Italia afirman que el número de brasileños que lograron la ciudadanía italiana en el 2016 fue de 5.799 personas, una cifra un 297% superior a la del 2015, cuando 1.458 personas obtuvieron la nacionalidad.

¿Cómo funciona la solicitud para ser ciudadano italiano?

La solicitud debe hacerse por Internet en el sitio web del Ministerio del Interior de Italia. Tras registrarse en el sistema, será posible proceder al trámite de conformidad con las orientaciones consignadas allí.

La página está en italiano, lo que puede ser un problema para quienes no comprendan el idioma, pero el Consulado General de Italia en Brasil ha preparado un tutorial muy práctico, con indicaciones de lo que uno debe hacer para aumentar la probabilidad de aprobación de la solicitud.

Se puede hacer el seguimiento de todo el trámite por el mismo sitio web, lo que facilita la solicitud de la ciudadanía italiana de parte de los interesados. Sin embargo, además, también hay que reunir algunos documentos para la comprobación de tal derecho.

¿Cuáles son los documentos para la obtención de la ciudadanía italiana?

Pueden variar según cada caso y la proximidad del parentesco de la persona responsable de ceder la nacionalidad. Cuanto más distante esté genealógicamente, tanto más alto será el número de documentos necesarios.

Los principales documentos solicitados con relación al familiar italiano que genera la posibilidad de ciudadanía para el solicitante son los siguientes:

  • Partida de nacimiento (estratto dell’atto di nascita) original del ascendiente italiano que transmitirá la ciudadanía;
  • Partida de matrimonio;
  • Constancia negativa de naturalización;
  • Partida de defunción reciente (si es que existe).

Cabe resaltar que, para que la solicitud de la ciudadanía italiana sea exitosa, es importante presentar todas las partidas emitidas en detalle porque contienen informaciones más completas que las partidas convencionales.

Si el ascendiente italiano ha vivido en otros países, hay que presentar una constancia negativa de naturalización, que comprobará que no se naturalizó en aquellos territorios.

En casos de matrimonios o defunciones ocurridos en otros países que no sean Brasil o Italia, hay que presentar las respectivas partidas en cuestión de los países en que se hayan registrado.

Además, también es necesario que el solicitante presente algunos documentos para la obtención de la ciudadanía italiana, que son los siguientes:

  • Ficha de solicitud;
  • Comprobante de residencia con, como máximo, tres meses contados a partir de la fecha de emisión y en nombre del solicitante;
  • Copia simple del documento nacional de identidad del solicitante y, de existir, de sus hijos que no hayan alcanzado la edad de imputabilidad.

Es esencial contratar los servicios de un traductor jurado de italiano para que los documentos pasen por el trámite de traducción jurada y, así, tengan la misma validez legal en otros países, con tal de que las traducciones y los originales se presenten en conjunto.

¿Cuáles son las ventajas de ser ciudadano italiano?

La doble ciudadanía para brasileños es muy solicitada, ya que los beneficios hacen que el trámite valga la pena. Los beneficios que más sobresalen son los siguientes:

  • Poder visitar los países de la Unión Europea sin la necesidad de solicitar sus respectivas visas;
  • Gozar de los beneficios de los ciudadanos europeos, como presentarse como candidato a vacantes sin que se necesiten visas, poder vivir en los países de Europa, estudiar en colegios y otras instituciones de enseñanza públicas sin la necesidad de visa de estudio, entre otros;
  • Poder trabajar en todos los países que forman parte de la Unión Europea;
  • Encontrar más facilidad para la adquisición de inmuebles en territorio europeo.

Aprovecha los beneficios de la ciudadanía italiana

Con tantos beneficios, es evidente que convertirse en ciudadano italiano – y, consecuentemente, ciudadano europeo – puede ser el punto de partida para un cambio importante en tu vida, en el aspecto profesional, académico o personal.

Además, la libertad de poder vivir en dos países, Brasil e Italia; circular libremente por ellos; y poder vivir un poco en cada uno, además de los países que forman parte de la Unión Europea, es una oportunidad simplemente indescriptible.

Aprovecha la oportunidad que la ciudadanía italiana te proporciona para convertirte en ciudadano europeo y goza de todas las ventajas que te traiga. Si uno reúne los documentos adecuados y cuenta con una buena empresa de traducción, la probabilidad de éxito es muy alta.

Solicite su traducción

Postagens Relacionadas