La diferencia entre certificación y traducción jurada

¿Tienes dudas al elegir entre la certificación y la traducción jurada? Comprueba la diferencia entre esos dos servicios y descubre el más adecuado para ti

Cuando necesitas la traducción de cualquier documento, la primera etapa consiste en contratar una agencia o a un traductor profesional para que hagan el trabajo.

Antes de aceptar el trabajo, es muy probable que el profesional te haga algunas preguntas para que comprenda mejor la situación. En particular, probablemente te preguntará si sabes qué tipo de servicio necesitas.

Para que esa pregunta no te confunda, debes conocer las diferencias entre certificación y traducción jurada, ya que, dependiendo de la situación, habrá un servicio específico para tu necesidad.

Ahora, te explicaremos qué significa cada una de ellas. Compruébalo.

La traducción jurada

Como su nombre lo indica, ese servicio se llama traducción jurada porque es necesaria la realización de un juramento, hecho por el traductor responsable de la prestación de ese servicio.

Con su sello y su firma, el profesional da fe de la veracidad de la traducción, garantizando así la equivalencia legal con relación al documento original.

Algunos documentos necesitan ese tipo de servicio, principalmente cuando:

  • Desees presentarlos en un país extranjero;
  • Provengan de un país extranjero y desees presentarlos en el propio país de origen.

Además, dependiendo del lugar de realización de la traducción, es necesario seguir un protocolo específico. En España, por ejemplo, el traductor debe ser acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; su sello y su firma también deben registrarse.

Por lo general, el trámite de traducción jurada debe cumplir las siguientes etapas:

Primero, una copia física o digital del documento original debe enviarse a la empresa o al profesional que prestará el servicio.

Cuando éste lo reciba, traducirá, firmará y sellará el documento. Por fin, la traducción jurada es reenviada al cliente, con el documento original.

Documentos que pueden traducirse en ese formato

Entre algunos ejemplos de documentos que pueden exigir la traducción jurada están:

  • Informes médicos;
  • Contratos;
  • Certificados educacionales;
  • Solicitudes de divorcio;
  • Partidas de matrimonio;
  • Partidas de nacimiento;
  • Partidas de defunción;
  • Testamentos;
  • Informes forenses;
  • Actas constitutivas de empresas;
  • Patentes;
  • Declaraciones;
  • Constituciones.

La traducción certificada

Las traducciones certificadas elevan el nivel de la autenticación y garantizan un trámite mucho más exacto que las traducciones simplemente realizadas por hablantes nativos de determinado idioma o aun por traductores regulares.

Eso es posible porque solamente traductores cualificados, certificados y altamente experimentados en un campo específico pueden realizarlas.

Además, como en el trámite de la traducción jurada, la certificación cuenta con una declaración del profesional que comprueba la veracidad de todas las informaciones recogidas en el documento.

En seguida, le agrega su firma, su sello y sus informaciones de contacto. Todo eso certifica la calidad del procedimiento y valida la equivalencia de la traducción.

Como si no fuera suficiente, la certificación también exige la validación de un notario o de un funcionario de la municipalidad para la conclusión del trámite.

Por lo general, la traducción certificada suele exigirse en los documentos de inmigración, transcripciones judiciales, documentos comprobatorios y pasaportes, por ejemplo.

Además, las traducciones certificadas normalmente se exigen cuando hay que presentar una partida de nacimiento, defunción o matrimonio, por ejemplo.

¿Cómo los servicios de traducción pueden ayudar a tu empresa?

Los servicios de traducción adecuados mantendrán la validez necesaria de tus documentos en distintos países y brindarán beneficios a tu negocio.

Por ejemplo, imagínate que tu empresa ha cerrado un trato con una sociedad extranjera y que se ha redactado un contrato para validar la transacción. En esa etapa, una de tus prioridades es la de garantizar que ese documento valga en ambos países para que pueda presentarse ante organismos públicos y privados siempre que sea necesario.

Dependiendo del país y del contenido del contrato, será necesario elegir entre certificación y traducción jurada para protegerse contra posibles problemas futuros y, así, contar con el apoyo de la ley cuando sea necesario.

También corresponde a poderes, certificados técnicos de empleados, demandas judiciales y cualesquiera otros documentos que tengan que mantener su validez legal en distintos países.

Elegir el servicio equivocado puede salir más caro de lo que te imaginas, una vez que tendrás perjuicios en términos de tiempo y dinero.

Además de tener que rehacer el trámite desde el principio, aún podrás sufrir las posibles penas legales, ya que no estarás cubierto judicialmente.

Es mejor preguntar que arrepentirse después

Aun ahora que ya conoces la diferencia entre certificación y traducción jurada, todavía es mucho mejor simplemente preguntar y descubrir qué tipo de servicio es el más adecuado para tu necesidad.

En ese caso, basta con seguir los consejos abajo para que puedas ahorrar tiempo y dinero y evitar posibles problemas. Antes de que solicites tu traducción, cerciórate de lo siguiente:

  • Descubre exactamente (por escrito) qué tipo de traducción debes enviar;
  • Contrata exactamente el servicio que necesitas (también por escrito);
  • Comprueba si las credenciales del traductor están correctas y son válidas;
  • Obtén todos los sellos y todas las firmas exigidos antes de enviar el documento para que sea traducido;
  • Ten todos los documentos por traducir listos y envíalos juntos (evitando costos mínimos y recortando gastos de logística y flete);
  • Encuentra tus documentos en un formato digital editable (con un texto que pueda ser copiado y pegado);
  • Facilita, ofrece o indica documentos de referencia;
  • Prepáralo todo con la debida anticipación.

Cuando comprendas tu necesidad, es fundamental que cuentes con una empresa especializada en servicios de traducción para que se encargue de tus documentos.

La verdad es que una persona o una empresa pueden beneficiarse muchísimo de las buenas relaciones con una empresa de traducción jurada, que cuenta con traductores de alta calidad que saben realizar todo tipo de traducción.

Por eso, recuerda: cuando necesites ese tipo de servicio, cuenta con Fidelity.

Solicite sua Tradução

Postagens Relacionadas